Ambiente en Diálogo Junio 2022

 

 

Conociendo nuestros humedales bonaerenses


¡Hola!

En esta tercera entrega de Ambiente en Diálogo, el newsletter del Ministerio de Ambiente de la Provincia de Buenos Aires, hablaremos de un ecosistema clave en nuestro país y, particularmente, en nuestra provincia: los humedales.

¿Qué son los humedales?

Los humedales son ecosistemas diferentes a los acuáticos y terrestres, tienen su origen en la combinación de condiciones geomorfológicas e hidrológicas que permiten la acumulación de agua en forma temporaria o permanente, dando lugar a suelos característicos y son habitados por biota adaptada a los cambios en la disponibilidad de agua. El agua puede provenir del mar, los ríos, la lluvia o napas subterráneas.

Según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, los humedales son “áreas que permanecen en condiciones de inundación o con suelo saturado con agua durante períodos considerables de tiempo. Esa agua puede provenir del mar, los ríos, la lluvia o las napas subterráneas. Si bien este término engloba una amplia variedad de ecosistemas, todos los humedales comparten una propiedad primordial: el agua es el elemento clave que define sus características físicas, vegetales, animales y sus relaciones”. 

Así, los humedales no son meros sistemas de transición entre los espacios acuáticos y terrestres, sino que tienen características propias y son hábitat de plantas y animales adaptados a las condiciones de inundación o de alternancia de períodos de anegamiento y sequía.

En la provincia de Buenos Aires los humedales tienen una gran variedad de expresiones tales como, bañados, lagunas dulces o salobres, bosques fluviales, pastizales inundables, marismas y cangrejales entre otros.

Convención Ramsar

Por tratarse de uno de los ecosistemas más biodiversos y por su alto valor ambiental, económico y social, resulta evidente el impacto negativo que causaría la desaparición y/o destrucción de los humedales. En este contexto, en el año 1971 se suscribió un tratado intergubernamental en la localidad iraní de Ramsar, conocido como Convención sobre los Humedales o Convención de Ramsar. En Argentina fue aprobada en 1991 mediante la Ley N° 23.919 (y sus enmiendas en la Ley N° 25.335).

Uno de los principales compromisos de la Convención de Ramsar es la confección de la Lista de Humedales de Importancia Internacional (Sitios Ramsar), que visibilice la existencia de una red internacional de humedales importantes para el cuidado de la biodiversidad y el sustento de la vida humana. Así, se han designado más de 2.200 sitios Ramsar en todo el mundo. En el territorio de la provincia de Buenos Aires se reconocen dos:

 

  1. Bahía Samborombón, fue incluida como sitio Ramsar el 24 de enero de 1997  también es reconocido como Área Importante para la Conservación de las Aves” AICAs. Es una zona intermareal extensa, correspondiente al estuario del Río de La Plata, caracterizada por bañados, pantanos salobres y cangrejales. La napa freática se encuentra casi en superficie, directamente afectada por las oscilaciones del nivel del estuario y sujeto a las mareas, crecidas y tormentas. Este lugar de conservación forma parte del sistema de áreas naturales protegidas de la provincia de Buenos Aires
  2. Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, designado como sitio Ramsar el 22 de marzo de 2008. Actualmente bajo la Administración de Parques Nacionales.

 

¿Por qué son importantes?

Los humedales aportan múltiples beneficios a las sociedades y son esenciales para la vida porque contribuyen a la provisión y el mantenimiento de la calidad del agua. Además, el 40% de las especies de la Tierra viven y se reproducen en estos ecosistemas.

Las sociedades se benefician de la naturaleza de dos grandes maneras: una directa mediante el aprovechamiento de sus bienes (madera, frutos, minerales, etc), o en forma indirecta a través de las funciones propias de los ecosistemas en forma de servicios (como la regulación del clima o la absorción de contaminantes).

Estos beneficios directos e indirectos suelen ser llamados bienes y servicios ecosistémicos y los humedales son especialmente importantes porque nos proveen de:

  • Abastecimiento de agua
  • Amortiguación de las inundaciones
  • Reposición de aguas subterráneas
  • Estabilización de costas
  • Provisión de hábitats para la diversidad biológica
  • Absorción y almacenamiento de carbono
  • Sitios de esparcimiento y ocio
  • Retención y exportación de sedimentos y nutrientes
  • Depuración de las aguas
  • Fuente de diversidad genética
  • Abastecimiento de alimentos

Debido a la relevancia de estos servicios, la protección y gestión sostenible de los humedales es primordial. Sin embargo, de acuerdo a la Convención Ramsar, para el año 2018 han desaparecido aproximadamente el 35% de los humedales del planeta desde 1970, acelerándose la tasa anual de pérdida a partir del año 2000.

Se estima que entre el 64% y el 71% de los humedales del mundo ha desaparecido del planeta desde 1900. Tal cifra ascendería al 87% si calculamos su evolución desde 1700.

¿Cuántos humedales hay en la Argentina?

Se estima que el 21 % de la superficie terrestre argentina está cubierta por humedales. La mayor parte se concentra en las provincias del litoral, el noreste argentino y la provincia de Buenos Aires. Es decir, en estas regiones el porcentaje es aún mayor por lo que planificar su gestión resulta particularmente relevante en nuestra Provincia.

¿Qué los pone en riesgo?

Las presiones sobre los humedales se relacionan con diferentes actividades humanas, tales como: 

  • Los cambios en el uso del suelo, a través del avance de las urbanizaciones, la deforestación, la incorporación como tierras productivas, etc.
  • Las alteraciones en los ciclos del agua, como por ejemplo, desvíos de los cursos de los ríos, obras de dragado, relleno, canalizaciones y/o endicamientos.
  • Las extracciones de especies, por ejemplo, la pesca
  • La contaminación a través de residuos industriales o agrícolas mal gestionados.
  • La introducción de especies exóticas invasoras.
  • El cambio climático.

La protección pensada como ordenamiento territorial

La mayor parte de los humedales en nuestra Provincia se encuentran afectados directa o indirectamente por la actividad humana, por eso no podemos pensar su protección solo como preservación de ambientes naturales, sino como gestión de socioecosistemas.

“A estos fines, es preciso mencionar que se concibe al planeamiento y ordenamiento ambiental como aquel instrumento de la política y gestión ambiental pública - de carácter prospectivo y progresivo - que guía el manejo integrado del territorio, incorporando desde una perspectiva ecosistémica la gestión del riesgo y del cambio climático. Tiene por finalidad contribuir a la equidad social, el equilibrio territorial y el uso y aprovechamiento ambientalmente sustentable de los bienes naturales y culturales, reconociendo a su vez la concurrencia de competencias e intereses”

Como dice el licenciado en Ciencias Ambientales, Julián Monkes: “Los humedales tienen rostro humano, tienen historia; de hecho son los ecosistemas que permitieron el asentamiento y el desarrollo de la agricultura de las primeras civilizaciones sedentarias. Es necesario reconocer que los humedales son sinónimo de una vasta flora y fauna, pero también de la gente que vive en ellos y de la producción que allí se desarrolla. Desde ya que es importante cuidar los humedales por la ética de la responsabilidad de nuestros actos sobre la biodiversidad y porque son muy productivos en términos de bienes y servicios ambientales. Pero cuidar no implica no tocar o no transformarlos, sino vivir y producir en ellos responsablemente para no generar cambios irreversibles ni generar un daño que caiga sobre otras personas que también se benefician de ellos”.

Como dice nuestra ministra Daniela Vilar, abordamos las acciones de protección de los humedales como la construcción de políticas públicas desde una mirada integral porque entendemos que no se puede escindir la problemática ambiental de la problemática social, económica y política.

En este sentido, trabajamos en la conservación de estos ecosistemas comprendiendo que el proceso implica cambios a mediano y largo plazo, que son culturales, políticos y sociales, que no se resuelven solo con legislación, sino que requieren de un conjunto de medidas orientadas a generar en toda la sociedad el conocimiento sobre los humedales, el cambio en su valoración y, consecuentemente, lograr su conservación.

Por eso, desde el Ministerio impulsamos la creación de un programa de gobierno que permita articular el trabajo del ejecutivo provincial, reforzando el rol del Estado como conductor de los procesos de planificación del territorio y conservación del ambiente.

 

¿Qué estamos haciendo desde el Ministerio de Ambiente respecto de los humedales?

El trabajo respecto de la conservación y la gestión de los humedales se viene llevando adelante hace algunos años en la cartera ambiental de la Provincia, con el objetivo de incorporar la conservación de estos ecosistemas a la política pública desde una lógica progresiva y transversal.

Para eso se desarrollaron varias líneas de acción. En primer lugar, instancias formativas y de coordinación a través de la generación de espacios para capacitar a otros organismos y municipios en la temática, y la participación en talleres y actividades de articulación con otros organismos estatales y unidades académicas. 

A su vez, se impulsó el inventario provincial de humedales. Este se lleva adelante en concordancia con los lineamientos metodológicos propuestos para el Inventario Nacional de Humedales (INH), que establece diferentes niveles o escalas de trabajo. Para ello estamos firmando un acuerdo con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible nacional para trabajar en forma conjunta.

Los lineamientos nacionales establecen que el inventario se debe realizar en 4 niveles:

  1. Regiones de humedal.
  2. Sistemas de paisaje.
  3. Unidades de paisaje de humedales.
  4. Unidades de humedal.
Hasta ahora, en el marco del Plan Estratégico OPDS 2018-2019, se alcanzó nivel 2 en el proceso de inventariado provincial. Así, se han definido los 18 sistemas de paisajes de humedales bonaerenses, siendo nuestra Provincia la primera jurisdicción en lograrlo de forma autónoma y con recursos propios, contando con el asesoramiento de especialistas de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) y la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

Queremos sostener y profundizar el conocimiento de los humedales, entendiendo el inventario como un proceso continuo y progresivo, en el cual se va avanzando poco a poco en el nivel de detalle y escalas de conocimiento. Por eso, hoy nos encontramos trabajando en el nivel 3: unidades de paisajes de humedales. 

Como hay poca experiencia de trabajo a esta escala, iniciamos un ciclo de talleres Estado+Ciencia en los cuales convocamos a especialistas en humedales de la provincia para definir aspectos metodológicos específicos para nuestro territorio, fomentando la sinergia del trabajo entre nuestros equipos y el sistema científico técnico.

Para darle mayor jerarquía a todo este proceso, desde el Ministerio estamos trabajando en la creación de un programa de gobierno que permita articular las acciones del ejecutivo provincial en torno a la gestión ambiental de los humedales, reforzando el rol del estado como conductor de los procesos de planificación del territorio y conservación del ambiente.

Por una Ley Nacional de Humedales

Los ecosistemas de humedales se extienden en el territorio según los movimientos de las aguas, dando un carácter interjurisdiccional a su tratamiento, es por ello que la articulación en el Consejo Federal Ambiental (COFEMA) y con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MAyDS) en pos del trabajo conjunto para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible son de gran importancia. 
Por esa razón, acompañamos el proceso de regulación normativa que se impulsa a nivel nacional. Entendemos que es una oportunidad histórica de lograr una ley de presupuestos mínimos para la conservación de los humedales en nuestro país.

 

 
Si tenés sugerencias, comentarios o ideas de temas sobre los que te gustaría leer en este newsletter, escribinos a ambienteendialogo@ambiente.gba.gob.ar

Gracias por acompañarnos. Volvemos a encontrarnos en un mes.